Boletin Tomo 6 - page 342

Academia Nacional de Historia Militar
Segundo semestre
342
han llenado el alma de indignación y por ello busca a las mujeres que pueden
colaborar en esta gran misión libertadora”
.
A Toribio Montes, lo desacreditaba, le reclamaba y le
increpaba sus crímenes; hace amistad con los soldados realistas, “
les
jala la lengua”
y conoce planes y órdenes de los opresores. Todo esto
determina su prisión, pues su temerario comportamiento
“incita al
pusilánime y anima al valeroso”.
Se le acusa de pedir la cabeza de Montes y denigrar a la tropa
a su mando. El 15 de diciembre de 1812, el Alcalde ordinario de
Segundo Voto, Rafael Maldonado, inicia el proceso judicial que
termina con la confiscación de sus bienes. El 18 de diciembre rinde
su confesión en la prisión, en el Recogimiento de Santa Marta. El
20 del mismo mes y año, es acusada de portar un cuchillo, lo cual
agrava y complica su situación dentro del juicio que se instauró en su
contra. El Juez pide cuatro años de destierro en Cuenca y la pérdida
de la mitad de sus bienes. Su defensor, Francisco Javier Escudero,
luego de varios careos, interrogatorios, idas y venidas, consigue que
el 8 de marzo de 1813, sea puesta en libertad, trasladándose a vivir
en Ibarra, ciudad donde continúa apoyando la causa. Facilitó la fuga
de Peña, Chiriboga y otros patriotas. Presenció el fusilamiento del
francés Marcos Guyón y posiblemente de Calderón y Aguilar, luego
del combate de San Antonio de Ibarra.
El breve recuento de la revolución quiteña quedarían
incompleto sino se resaltan las figuras de las
“Tres Manuelas”
que
representan el procerato y la heroicidad femenina en el proceso
independentista, entre los años de 1808 a 1822. Ellas son mujeres
que con su intelecto, presencia y recursos impulsaron la conquista
de la libertad, pues viviendo en un tiempo adverso, fueron heroínas
más allá de las circunstancias.
Observando cierta cronología en su participación: doña
María
Manuela Dominga De Santa Cruz y Espejo,
doña
Manuela
Cañizares y Álvarez
y doña
Manuela Sáenz Aizpuru
, ésta última de
activa y decidida participación, en la segunda etapa de la lucha. Las tres
constituyen una trilogía que los ecuatorianos deben recordar y honrar.
1...,332,333,334,335,336,337,338,339,340,341 343,344,345,346,347,348,349,350,351,352,...376
Powered by FlippingBook