El 3 de noviembre de 1832, el Congreso Constitucional del Ecuador, considerando que el antiguo  Apostadero de Guayaquil, debía variar su denominación, mediante Decreto lo nombró “Departamento Marítimo del Ecuador”, con jurisdicción desde el río Tumbes por el sur y por toda la costa hasta los límites con Colombia, documento que fuera rubricado por el presidente Gral. Juan José Flores, quedando de esta forma, legalizada la creación de la Marina de Guerra Ecuatoriana, en lo relativo a la época republicana.

Entre 1832 y 1833,  la Armada del Ecuador la constituían seis buques de guerra, siendo su buque insignia la fragata “Colombia” de 62 cañones.  Al producirse la guerra intestina que se llamó de los “Chihuahuas” (1833-1835) entre Flores y Rocafuerte, lamentablemente la Armada participó dividida en dos, en la que los revolucionarios contaban con siete buques de guerra o armados en guerra y el gobierno con tres.  La institución naval corrió la suerte de las circunstancias políticas adversas de la nación, pero al finalizar el conflicto la Marina de Guerra se fortaleció y unificó bajo un solo comando.

En lo  relativo a los comandantes que lideraron esta institución, en el año de 1831 desempeñaba las funciones de Comandante del Apostadero de Guayaquil el Capitán de Navío Manuel Antonio Luzarraga; y  en el año 1832 ejerció tales funciones el capitán de navío Tomás Carlos Wright, siendo éste el último jefe naval que tuvo dicha denominación, pues en lo sucesivo el Apostadero de Guayaquil se lo denominó Departamento Marítimo del Ecuador y ejercería el cargo de Comandante General de Marina, el General de Marina Juan Ignacio Pareja y Mariscal quien estuvo en ese cargo  hasta el año de 1834.

En el Congreso Constitucional de 1835, se debatió un proyecto de la Ley Orgánica de la Marina de Guerra, el mismo que pasó hasta segunda discusión, quedando luego aplazada su aprobación hasta el próximo Congreso, por moción del diputado Pareja, en vista de que había algunas observaciones al citado proyecto. Durante el Congreso Constitucional de 1837 se aprobó la Ley Orgánica de la Fuerzas Armadas, cuyo artículo 1º trataba de la composición de esta; y el artículo 2º decía:  “La Fuerzas Armadas se divide en terrestre y marítima.  Esta última se organizará por medio de una ley particular”.

Quedaba así establecida legalmente la Marina de Guerra como entidad distinta del Ejército, pero conformando con éste las Fuerzas Armadas Ecuatorianas, cada una con su propia organización y funciones.

Fuente. CENTRO DE COMUNICACIÓN SOCIAL GUAYAQUIL

Share This