El Instituto Oceanográfico de la Armada comunica a la ciudadanía que arribará al mar ecuatoriano un oleaje predominante del sur del Pacífico con periodos menores a 18 segundos. Sin embargo, el aguaje que empezará el 30 de agosto hasta el 3 de septiembre influirá en las condiciones del océano. Por lo que se prevé en la zona costera continental e insular un estado de mar con intensidad variable, moderado y ligeramente agitado.

Por la ocurrencia del aguaje (marea de sicigia), se recomienda tomar precaución debido a que las amplitudes de las mareas presentan sus máximos valores en esos días, lo cual influenciará que olas arriben con mayor intensidad en la costa y se generen fuertes corrientes.

Recomendaciones

Se recomienda a los pobladores de las zonas costeras, turistas y a quienes realizan sus actividades en el borde costero estar atentos a las señales y avisos emitidos por los organismos de control, no ingresar al mar solos y en lo posible mantenerse en el área destinada para bañistas. Si no hay bandera o no tiene claro su mensaje, antes de ingresar en el mar, preguntar a personal autorizado, quienes le pueden informar acerca de las características de la playa donde se encuentran, por ejemplo: cuales son las áreas peligrosas o información sobre los horarios de mareas.

En caso de ser arrastrados por la corriente de resaca, es imprescindible mantener la calma y no luchar contra la corriente, se sugiere nadar en dirección paralela a la orilla hasta que deje de sentir la fuerza de arrastre o mantenerse flotando hasta ser rescatado.

A quienes realizan labores en embarcaciones pequeñas, utilizar siempre los implementos de seguridad, especialmente chalecos salvavidas y equipos de comunicación en buen estado.

Se recomienda además:

No arrojarse al agua desde escolleras.

No perder de vista a sus hijos en la playa. La actividad de menores debe ser supervisada por adultos.

Nadar en paralelo a la orilla. Evitar internarse mar adentro.

Tener presente que las zonas rocosas y los muelles son lugares peligrosos para bañarse.

Fuente. Instituto Oceanográfico de la Armada

Share This