En la soleada mañana del 10 de agosto en el Complejo Cívico Naval Jambelí, se realizó la ceremonia castrense por el ‘Primer Grito de Independencia’ en la que también se efectuó un reconocimiento al ‘Grupo de Propósito Especial PUMAS’.  Acto marcial que estuvo presidido por el Contralmirante Amílcar Villavicencio Palacios, en su calidad de Comandante del Comando Operacional No. 2 ‘Occidental’.

En esta ceremonia, estuvieron presentes autoridades navales así como familiares  de los oficiales y tripulantes del Ejército, Marina y Aviación que pertenecieron al ‘Grupo de Propósito Especial PUMAS’, a quienes se les entregó un diploma de reconocimiento.

Cabe mencionar que este acto de simbólica recordación, contribuye a fomentar el civismo, puesto que constituye la memoria histórica y el legado que nos dejaron nuestros ancestros, quienes con su sangre rubricaron sus ideales independentistas aquél 10 de Agosto de 1809, por lo que muy merecidamente se denominó a la capital de república con el apelativo de Quito ‘LUZ DE AMÉRICA’, porque fue precisamente Quito, quien sembró la semilla y América siguió el ejemplo.

Asimismo, siendo las Fuerzas Armadas fieles custodios de los valores patrióticos de nuestro país, con este motivo quiso reconocer al ‘Grupo de Propósito Especial PUMAS’, que fuera creado en los años ochenta por el Jefe del Comando Conjunto de ese entonces GRAE. Luis Piñeros, a quien estaban directamente subordinados.

Este grupo, al mando de instructores israelitas, luego de 12 meses de ardua y extenuante preparación, forjaron hombres altamente capacitados, siendo ellos posteriormente los encargados de transmitir sus conocimientos a otras generaciones. La misión de este personal consistía en realizar operaciones: terrestres, helitransportadas, marítimas o conjuntas, en la retaguardia profunda del enemigo, para destruir objetivos estratégicos y debilitar su poder de combate. Su trabajo se visibilizó en el conflicto armado con el Perú en 1995 en el Cenepa, donde tuvieron la oportunidad de demostrar su excelente preparación en el campo de batalla, logrando neutralizar y desestabilizar a la fuerza beligerante.

Su historia fue corta en tiempo pero muy trascendental en sus acontecimientos.

Fuente. CENTRO DE COMUNICACIÓN SOCIAL GUAYAQUIL

Share This